Compota de manzana sin azúcar

Hoy os traigo una receta tradicional a la que le añadiremos kuzu, un ingrediente muy especial utilizado en la cocina japonesa. Hace la función de espesante natural sin gluten y tiene muchas propiedades beneficiosas, entre ellas destaca por su poder alcalinizante, revitalizante y regulador intestinal, entre otras. Su sabor es neutro así que no dudéis en utilizarlo en vuestras recetas ya que no le aportará sabor alguno y mimaréis vuestro organismo!

Ingredientes:
– 4 manzanas
– una pizca de sal
– 1 cucharada de postre de kuzú
– 1 cucharada de melaza de arroz, quinoa, sirope de ágave o simplemente… nada!
– Canela para espolvorear.
Preparación:
Cocemos las manzanas troceadas, previamente peladas y descorazonadas con una pizca de sal durante unos 40 minutos a fuego suave.
En este punto podemos triturar nuestra compota si la queremos con una consistencia muy suave.
Disolvemos el kuzú en un poco de agua fría e incorporamos a la compota sin dejar de remover hasta que se vaya ese color blanquecino y espese (unos 5 minutos más o menos). Aplastamos con un tenedor si no la hemos pasado antes por la batidora y añadimos el endulzante en caso de que se quiera.
Yo personalmente no le añado endulzante y me sabe dulce igualmente, ya que la pizca de sal intensifica el dulzor de la fruta, más si las manzanas están maduritas.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *